Preguntas Frecuentes

¿Qué es una herida?

Una herida es cualquier daño que causa una ruptura o una abertura en la piel.

La puede padecer cualquiera, en cualquier momento y por muchas razones diferentes. Normalmente una herida se cura con el tiempo, pero a veces, por razones conocidas o desconocidas, una herida puede llegar a ser crónica o curar muy lentamente.

¿Por qué tengo una herida?

Las heridas pueden ocurrir de muchas maneras y por muchas razones diferentes, aunque las más comunes son:

  • Lesiones por golpes, rozaduras, quemaduras, cortes, etc.
  • Cirugía.
  • Presión (conocidas por úlceras por presión).
  • Inmovilidad.
  • Condiciones subyacentes como la diabetes, mala circulación, etc.

¿Cuánto tarda una herida en curarse?

La cicatrización de una herida es diferente para cada persona. Por ejemplo, las personas jóvenes en forma y saludables seguramente sus heridas sanen más rápido que las personas de mayor edad o aquellas que padecen alguna condición subyacente como la diabetes.

También es importante tener en cuenta otros factores como la nutrición, el trabajo o el estilo de vida, ya que pueden ayudar o retrasar la cicatrización.

¿Por qué mi herida no cicatriza?

Hay muchas razones: puede deberse a la alimentación, si su dieta no le proporciona la energía suficiente su cuerpo no tiene la capacidad de producir nuevas células que hagan cicatrizar su herida. También se puede deber a la mala circulación sanguínea, que se haya infectado, a enfermedades crónicas como la diabetes, o que la herida se produce en un punto de presión y si ésta no se alivia la herida tardará más en cicatrizar. Todas estas condiciones pueden provocar un retraso en la cicatrización.

¿Cómo puedo saber si mi herida está infectada?

Las infecciones en las heridas pueden ocurrir por múltiples factores, por lo que es importante que los cambios de apósitos y cualquier exposición de la herida se haga en las condiciones más higiénicas posibles.
Los signos de infección más evidentes en una herida son:

  • Rojez.
  • Hinchazón.
  • Olor.
  • El exudado de la herida (el líquido que supura de la herida) se hace más espeso y puede convertirse en un color más amarillento o blanco (como el pus).
  • La piel de alrededor de la herida la notamos más caliente.
  • Fiebre.
  • Malestar general.

Es muy importante que si usted sospecha que su herida puede estar infectada consulte lo antes posible con su profesional sanitario ya que, cuanto antes se detecte la infección mejor será el pronóstico. Afortunadamente mucha de estas infecciones pueden tratarse con antibióticos.

Tengo fugas de exudado, ¿cómo las evito?

Las fugas de exudado (líquido que supura de las heridas) se deben a que el apósito no es el adecuado para su herida. Si observa que tiene fugas o que su apósito debe ser cambiado muy a menudo porque se satura, comuníqueselo a su profesional sanitario porque encontrará el apósito o la técnica que se adapte mejor al nivel de exudado y, así para gestionar de manera efectiva el exudado de su herida.

¿Cómo puedo realizar un seguimiento de mi herida?

Para el profesional sanitario es de gran ayuda que usted le comunique cómo ha evolucionado su herida y como se ha sentido desde la última revisión. Anotar en un diario si ha aumentado o disminuido el dolor, el tamaño de la herida, el olor, etc. le ayudará a identificar aquellas áreas en el que necesite ayuda o que no están evolucionando como se esperaba.

Un recurso útil es Diario de su herida: El bienestar y su herida.

¿Qué es el bienestar?

El bienestar es un concepto que se vincula estrechamente a cómo uno se siente, como se siente con los demás y sobre su vida en general; es la socialización, sus actividades del día a día, la autoestima, etc. Si usted se siente bien consigo mismo, con los demás y con su vida en general; podemos decir que ha alcanzado un buen bienestar, en cambio si algunos de estos factores no es como le gustaría, seguramente su bienestar no sea el que desea o que podría ser mejor.

Las personas que conviven con una herida afrontan cambios importantes en su vida diaria y necesitan integrar algunos procedimientos relacionados con el tratamiento que pueden ser difíciles de adoptar a largo plazo y que entran en conflicto con su modo de vida, prioridades y comportamientos.

Se sabe qué factores como la ansiedad y depresión se asociación a un retraso en la cicatrización de estas heridas. No obstante, cuando se implica al paciente activamente en su tratamiento los resultados mejoran.

¿Por qué es necesario hablar y evaluar su bienestar?

No es necesario hablar de cómo se siente y como cree que es su bienestar o calidad de vida con su profesional sanitario; pero hablar de cómo se siente y como le afecta la herida a su bienestar, hará que se puedan identificar aquellas áreas de mejorar y poder trabajar junto con su profesional sanitario en mejorarlo o hacer algo al respecto.
Por eso, es importante que indique en un diario tanto cómo evoluciona su herida cómo como se siente con ella.

¿Cómo puedo mejorar mi bienestar?

Cómo mejorar su bienestar depende mucho de lo que le gusta hacer, lo que le hace feliz.
Para la mayoría de las personas que tiene una herida o sus cuidadores implicarles en el tratamiento o hacerles partícipes de él, mejora los resultados. Por ejemplo:

  • Prestar atención a su herida y preguntar al profesional cómo está evolucionando.
  • No se aísle, cuantos más apoyos tenga mejor. Comparta con su familia y amigos como se siente y cómo evoluciona su herida.
  • Algunas personas sienten que su bienestar mejorará tan pronto como su herida sane, pero también puede darse a la inversa, hacer las cosas que le hacen feliz, salir de casa y sentirse motivado en el proceso de evolución de su herida puede ayudar a mejorar su bienestar y que su herida sane.


Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies